10/1/10

Legionarios de cristo, (peor que los de melilla.)


El padre Maciel tenía hija, mujer y estafaba a sacerdotes

La redacción

México, DF., 4 de febrero (apro).- El sacerdote fundador de la orden Legionarios de Cristo, Marcial Maciel, engendró a una hija, tenía mujer y exigía cantidades de hasta 10 mil dólares a sus seguidores, reporta la prensa estadunidense.

La agencia Reuters atribuye al portavoz de la orden en Roma, Paolo Scarafoni, la abierta admisión de que Maciel llevaba una doble vida, contraria a los preceptos de dicha religión: "No podemos negar la existencia de estos hechos, pero no podemos entrar en detalles, porque tenemos que respetar la intimidad de las personas involucradas".

En tanto, el New York Times incluye en su edición que otro vocero de la orden, Jim Fair, reconoció que Maciel no ejercía los recursos de la orden con transparencia. Compara que mientras a cualquier seminarista se le exigía comprobar hasta las compras menos costosas, el líder de la congregación jamás rendía cuentas.

Aún más, Fair confirma que Maciel en cada viaje pedía un promedio de 10 mil dólares a su partida.

Las ediciones más importantes de Estados Unidos atribuyen al Vaticano el reconocimiento de la hija de Maciel y de su pareja. Así lo hicieron el Dallas Morging News, el Boston Globe, The Washington Post, por citar algunos.

A Maciel, antes de morir, el propio Papa Benedicto XVI lo retiró del sacerdocio, como consecuencia de la denuncia de una docena de sacerdotes que lo acusaron de abuso sexual.

Proceso
04 de febrero de 2009

mas...

http://www.elmundo.es/elmundo/2009/12/12/internacional/1260637560.html


-Y en España:
(Extracto de publicado en nov. 2002 en: http://www.losgenoveses.net/Opinion/Los%20dossieres/opusdeilegionarios.html)

Opus Dei y Legionarios de Cristo se disputan los ministros

El próximo día 6, José María Escrivá de Balaguer será canonizado por el Papa en un acto multitudinario al que acudirá, al menos, un ministro: Federico Trillo, el de Defensa, que lo hace a título particular como miembro del Opus Dei. José María Michavila, el de Justicia, que debería encabezar la delegación oficial del Gobierno está reorganizando su agenda y aún no ha confirmado el viaje. Este último también perteneció a la Obra en su juventud y desde que escaló puestos en la Administración ha sido tentado por los Legionarios de Cristo, con quienes colaboró hace unos años. Ambas organizaciones, situadas en el espectro más a la derecha de la Iglesia católica, mantienen, desde que el PP llegó a La Moncloa, una disputa por aumentar su influencia en el Gobierno que, hasta ahora, parece decantarse a favor de los seguidores del nuevo santo.

"Habitual" desde que gobierna el PP porque en la oficina central del Opus Dei en Madrid no dudan en recordar que cuando su fundador fue beatificado, en 1992, "como gobernaba el PSOE sólo fue el embajador de España en el Vaticano". Ahora las cosas son bien distintas. De hecho, tanto Federico Trillo, cuando era presidente del Congreso de los Diputados, como los en su momento ministros Esperanza Aguirre, Mariano Rajoy, Manuel Pimentel, Rodrigo Rato, Jaime Mayor Oreja y el año pasado Jaume Matas, han acudido a la Plaza de San Pedro a otras tantas ceremonias de beatificación y canonización de cuantos religiosos españoles han encontrado un hueco en el prolífico santoral de Juan Pablo II.

Los Legionarios, cuyo nombre ya da una idea de la órbita ideológica en la que se sitúan, no han dudado en intentar ocupar un puesto en la sociedad española hasta ahora reservado en exclusiva al Opus Dei, con quien han chocado no sólo en España sino también en Méjico, como revela Alfonso Torres en su obra "La prodigiosa aventura de los Legionarios de Cristo", imprescindible para conocer los métodos y orígenes de esta institución ultraconservadora. Torres aporta testimonios sobre la imposibilidad de los "millonarios de Cristo", como se les conoce en el país azteca, de abrir un centro universitario en Guadalajara, segunda ciudad del país, debido a las presiones del Opus, que considera a la metrópoli feudo propio. También en 1991, ya en España, ambos intentaron abrir un colegio en Santander y el obispo de la diócesis sólo apoyó la iniciativa de los seguidores de Escrivá.

Por eso era tan importante para los fieles de Marcial Maciel conseguir un centro docente de prestigio en nuestro país donde apoyar su expansión en España y fue José María Michavila, con la colaboración del entonces rector de la Complutense, Gustavo Villapalos, quien se lo proporcionó.

Michavila, secretario general de la Complutense, fue invitado a Méjico para conocer la excelencias de la universidad insignia de los Legionarios, la Anáhuac, al objeto de conseguir su aprobación para que el centro universitario Francisco de Vitoria, edificado en las cercanías de Madrid, lograse categoría de "adscrito a la Complutense", lo que les abriría las puertas del alumnado más exquisito al que perseguían.

A pesar de esta evidente presencia de los seguidores de Escrivá de Balaguer en los distintos gobiernos de Aznar los Legionarios no se han arredrado y llegaron, incluso, a "tocar" a Isabel Tocino. Aunque la hoy presidenta de Siebel España nunca ha ocultado su condición de supernumeraria de la Obra los miembros de la Legión de Cristo la invitaron a Méjico en sus tiempos de ministra en un intento de captación que, según las informaciones recogidas, culminó en fracaso.

Fue en la segunda legislatura de Aznar cuando los Legionarios lograron introducir una cuña en el gabinete monclovita: Daniel Sada, que había ocupado la dirección general de Coordinación y Voluntariado Social en la Comunidad de Madrid gracias a su relación con Gustavo Villapalos, entonces consejero de Educación de Ruiz-Gallardón, fue llamado a ocupar la dirección del departamento de Educación y Cultura del gabinete de Aznar empujado por el propio Michavila, ya secretario de Estado de Justicia y bien relacionado con el entorno de Aragonés a través de la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales, FAES.

Sada no oculta tener un hermano miembro de la Legión y simpatizar con ella aunque niega su militancia. El fue, sin embargo, fundador y director de IUVE, la principal organización universitaria de estudiantes montada por los Legionarios al amparo de la Complutense madrileña cuando Villapalos la regentaba.

Esta tensión entre opusdeístas y legionarios, siempre extraoficial y aún latente, fue recientemente caricaturizada por el conocido gracejo sevillano de Alfonso Guerra, quien el pasado mes en un mitin en León dijo, al hilo de los enfrentamientos en el PP por la sucesión, que "hasta el matrimonio Aznar tiene enfrentamientos, y por un lío de faldas… No, no penséis mal, si fuera por lo que pensáis yo no me metería en eso. Es que uno está por las faldas del Opus Dei y el otro, por las de los Legionarios de Cristo".

El ex vicesecretario general socialista ubicaba al presidente, gracias a su corte de Moncloa, más cerca de los fieles de Escrivá de Balaguer, y a su esposa, al lado de los Legionarios, debido al paso de Sada por Moncloa y a la conocida militancia de su sobrino Borja, hijo de su hermana Macarena, en las actividades de la Francisco de Vitoria (llegó a presidir el II Torneo Internacional de la Amistad de Fútbol Sala con equipos de colegios de la congregación de todo el mundo, para el que los Legionarios incluso consiguieron que el príncipe Felipe fuera el presidente de honor).

Después de que Villapalos abandonara la consejería de Educación madrileña y al frente del rectorado de la Complutense se sentara Rafael Puyol, hombre de reconocidas simpatías hacia el Opus, el espacio que la primera universidad pública madrileña les dejaba se fue estrechando. Es por eso que, gracias a fuertes inversiones, cuyo origen la congregación sólo justifica en donaciones privadas, y a la contratación de un profesorado de espectro ideológico más amplio del que cabría esperar de los Legionarios con el que han conseguido prestigio y alumnado de alto nivel, el curso pasado lograron independizarse y convertir a la Francisco de Vitoria en universidad privada con titulaciones oficiales.

Ninguna fuente de las consultadas en el entorno del mundo católico español se atreve a aventurar hasta dónde llegará la creciente influencia de los Legionarios de Cristo y si podrá en algún momento eclipsar el actual poderío del Opus Dei. "Lo que es cierto es que, de los tres movimientos eclesiales que se han visto alimentados por el papado de Juan Pablo II, Opus Dei, Comunión y Liberación y Legionarios de Cristo, sin duda es el primero el que ha resultado el gran vencedor de la pugna", asegura un catedrático del entorno docente de los jesuitas.

"Es más, la irrupción de grupos más agresivos, como los Legionarios, que además, en España son extranjeros, han ayudado al Opus a aparecer como más presentable", añade la misma fuente. "La existencia de una derecha más a la derecha, sin duda, les modera y, además, el Opus, frente a la agresividad de los Legionarios mantiene una estrategia de resistencia que, a la larga, les suele dar buenos frutos", concluye.

Aparte de ministros, el Opus sigue contando con la fidelidad del fiscal general del Estado, Jesús Cardenal, y de buena parte de la judicatura del país, sobre todo desde que la mayoría absoluta del PP pusiera en manos de una mayoría conservadora los nombramientos del Consejo General del Poder Judicial.

Así, aunque en su círculo de amistades y conexiones familiares figuran miembros de la Obra de Escrivá –su tío, el ginecólogo ultraconservador José Botella Llusiá, es supernumerario– y sus dos hijos mayores iniciaron sus estudios en los colegios vallisoletanos Peñalba y Pinoalbar, de la red del Opus, una vez trasladada la familia a Madrid, ambos continuaron en el madrileño colegio El Recuerdo, de los jesuitas, donde todavía estudia el pequeño, Alonso, y bajo cuyo cobijo todos hicieron la primera comunión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada