21/1/11

Leyendas urbanas

Uno de los primeros libros que recuerdo haber leído fueron las leyendas de Becquer, siempre me han llamado la atención los leyendas, los mitos, las historias que se cuentan en cada pueblo, en cada región, unas veces propias y únicas y otras aparentemente adaptadas al gusto del lugar pero existentes en multitud de regiones distantes. Un ejemplo podría ser el San Jorge y el dragón. Ahora se ha dado en llamar a algunas de estas historias "leyendas urbanas" y aunque deberían referirse solo a leyendas modernas sucedidas en la ciudad han terminado por abarcarlas todas. Detrás de muchas de esas historias hay otras mas antiguas que han sido actualizadas para adaptarlas al presente. A veces esto se debe al afán de seguirlas contando y otras a que el suceso que relatan ha ido evolucionando conforme la sociedad ha modificado su pensamiento y su manera de ver y entender el mundo.

Un claro ejemplo de estos mitos que van modificándose con el transcurrir del tiempo, podrían ser los
denominados visitantes de dormitorio, que hace siglos eran dioses, para después ser demonios,(íncubos y súcubos) y por último seres extraterrestres o una simple confabulación de nuestro propio cerebro, que en el mayor de los casos será la solución mas acertada. Las pruebas físicas que han aportado algunos casos, así como los testimonios de testigos y los que aportan datos que el sujeto no ha podido inventar o imaginar, nos llevan a la conclusión de que en un porcentaje mínimo, algunos de estos casos deben ser considerados como reales (o tener una base física real).

Una de las leyendas mas conocidas aunque con variantes en la forma de desarrollarse, podría ser la de la mujer de la curva, ¿pero se trata de una invención que se ha repetido y adaptado miles de veces, o detrás de alguno de esos casos, el suceso ocurrió realmente? Para algunas de las personas que lo vivieron, la respuesta esta clara. Podría también hablar aquí de esa voz que avisa de que no se realice un viaje, que no se coja un avión, un barco, un tren... salvándonos así de un accidente y posiblemente de una muerte segura. No todas las leyendas son solo leyendas, aunque las causas que las provoquen sean diferentes de las que se atribuyen. Nuestro mundo sigue siendo mucho mas extraño y desconocido de lo que somos capaces de admitir.

Un vídeo sobre leyendas urbanas, en tono de humor.

12 comentarios:

  1. La leyenda de la chica de la curva es mundialmente conocida, he leido 50.000 variantes, el último video que vi me encantó, unos chicos recogían a esta chica, se metía en el coche, y se ponía a dar gritos con la cara desfigurada como una loca, a mi como nunca me ha pasado nada extraordinario lo tomo con reservas :-)

    ResponderEliminar
  2. El universo no solo es más raro de lo que imaginamos, sino más raro de lo que podemos imaginar.

    ResponderEliminar
  3. Siempre me ha llamado mucho la antención el tema de las leyendas urbanas, y como juegan con el miedo de la gente y muchas veces de sus prejuicios para sobrevivir y crecer.

    El ejemplo mas famoso de como una leyenda urbana puede extenderse en horas es el del perro de Ricky Martín...

    ResponderEliminar
  4. Vir: He conocido personalmente a gente que ha vivido una experiencia parecida a lo que cuenta esa leyenda, puede que sea una experiencia posible y hasta habitual. Aunque siempre puede haber explicaciones para ella, como una proyección subconsciente que nos alerta a nosotros mismos de un peligro, quien sabe.

    Pitt: y eso es lo que lo hace maravilloso, la multitud de probabilidades y posibilidades que encierra y que aun estamos por descubrir.

    Neko: Ay, el perro... jeje yo eso lo entiendo mas como un bulo, un rumor, un chisme... en fin al principio quería escribir para hacer distinción entre los dos tipos de leyendas, las que tienen una base real y las que solo son chismes, pero al final me he ido bastante de lo que estaba escribiendo.

    ResponderEliminar
  5. Hace un tiempo compré el volumen 1 del libro Leyendas Urbanas. El autor, a modo de prólogo, analiza ese (ya) "fenómeno" con tal minuciosidad que, solo por ello, merece la pena adquirir la obra: "La leyenda urbana siempre debe sucederle al amigo de un amigo de nuestro amigo, adecuarse a los tiempos que corren y contener pequeñas verdades que la hagan verosímil", viene a decir el escritor.
    A propósito de Ángel Martín. Es una pena que deje la tele ("me aburre"), pues era una de las pocas razones para encenderla.
    Aprovecho para dejarte el enlace a un texto sobre su despedida:

    http://www.laopiniondemalaga.es/opinion/2011/01/20/lechugas-palomas/395825.html

    ¡Un saludo y buen finde, Piedra!.

    ResponderEliminar
  6. Hola Piedra, saludos.
    Es clara la gran existencia, y versatilidad de los enfoques que se les dan a todas las cosas en la vida.
    Las leyendas urbanas o las experiencias paranormales, que algunas personas exponen haber vivido y sentido, con aparente y normal cordura, y que han servido para exponerlos en literatura varia y extensa defendiendo su realidad, así como en programas televisivos con enfoques de penumbra, aludiendo a un misticismo increíblemente extraordinario, planteando dudas entre lo real y lo imaginario. Todo lo que pueda ofrecerse, acapara atenciones y seguidores creyentes en sus verdades, defensores de las mismas, sin haberlas percibido nada más que por referencias de terceros o cuartos o etc., y convencidos en una lógica científica, que no encuentran más allá de visiones subjetivas, creyéndolas ciertamente lógicas y reales. Todo es válido Piedra, para quien quiere creer lo que le atrae y fascina, yo lo respeto, opinando que muchas veces en la vida real, el árbol no deja ver el bosque, la vida y la muerte, es más simple y natural de lo que nuestra imaginación quiere aceptar y complicar.

    Saludos cordiales amigos.

    ResponderEliminar
  7. Las leyendas tenían un final moralizador, los malos no ganaban nunca y uno debía siempre decantarse por hacer el bien. Muchas de ellas fueron transformadas en cuentos para niños, en los que se les indicaba que el bien triunfa sobre el mal. Durante el siglo pasado se le fue dando la vuelta al tema hasta terminar en verdaderas historias de terror.

    No hace mucho leí una crítica sobre caperucita roja, según afirmaban, ella y los leñadores sólo habían enseñado a generaciones de niños la violencia y el maltrato de los animales. Este crítico ni vio de lejos que el cuento habla del peligro de una niña haciendo caso a los extraños y de que al final la justicia triunfa.

    ResponderEliminar
  8. Hace tiempo leí un resumen de un libro, donde enumeraba los elementos que tenía que tener uno de estos pequeños relatos para propagarse rápidamente y convertirse en una "leyenda urbana".

    ResponderEliminar
  9. Jodidos: Buscaré el libro a ver si lo encuentro... en la red, por supuesto.

    -Gracias por el enlace, no sabía que este, también se va, al menos no lo echan como a la mayoría. En fin...

    Juan: Yo acepto la mayoría de fenómenos (como reales) y de experiencias, cuando puedo recojerlas yo mismo o autentificarlas, te aseguro de que existen muchas, demasiadas, cosas que no podemos explicarnos. Otra cuestión son las respuestas que encontremos a los "porques" y ahí es donde entra la subjetividad, la cultura, la religión, el misticismo y la personalidad de cada uno que las interprete, pero los testimonios, como datos objetivos, si pueden ser recopilados y cuando menos verificados

    Paco: Lo que menos me gusta de las modernas leyendas, es que como las pelis de miedo japonesas, no castigan un defecto ni te puedes escapar si sigues el camino recto, prefieren ser simples cuentos de terror de los que poco se puede aprender o aprovechar.
    -Siempre he odiado los cuentos clásicos, desde pequeño los encontraba sexistas y clasistas y eso que no sabía ni que era eso.

    Pepe: Supongo que estas cosas dependen de como le de a la gente por reaccionar con ellas.

    Señores, dense todos por saludados y agradecidos. (sobre todo en nombre de la hermandad felina)

    ResponderEliminar
  10. Yo viví una situación igual de dormitorio, nunca me he planteado que fuese exactamente, sin embargo algo cambio, en ningún caso tuve miedo y aun menos supuso una psicoparanoia en mi vida.

    Muchas leyendas nacen de… por lo que leyenda se hace de esta conocer. Otras pertenecen a la realidad que muchos no quieren reconocer, con el tiempo se va desvirtuando. A mí siempre me han sonado estas cosas a los programuchos basura de televisión cuando hablan de las vidas de los demás.

    No es mentira porque algunos hagan leyenda urbana de ellas, no es mentira porque aun pasándote no creas en ello, menos mentira es porque la ciencia te diga que eso fue un colapso cerebral. Aun que algunos tontolava creen más en lo que otros dicen que en lo que propiamente ellos han vivido.

    No poder dar respuesta no significa que sea mentira, no todas las respuestas que aportan otros son la verdad, así que el juego comienza cuando todos aportan en conocimiento del desconocimiento. Una manipulación que surtió efecto sin duda hasta el día de hoy.

    ResponderEliminar
  11. thisismybrainnow : Efectivamente se mezcla todo, realidad, opiniones, fantasía, imaginación y por supuesto mentiras voluntarias e involuntarias.
    Como en cada uno de estos temas considerados "extraños" o paranormales, debería estudiarse individualmente y las conclusiones de uno no suelen ser válidas para el resto

    ResponderEliminar
  12. A mi me encanta el tema de las leyendas urbanas, y sobretodo el tema del ocultismo, que hay algo que no sé qué es, para mi, seguro!. Dícese energia, espectros, o como quierais llamarlo. Estoy contigo con el tema de las "corazonadas" o esa vocecita que parece que te diga que no hagas esto o lo otro ... y luego pasa algo, supongo que depende de lo perceptible que uno sea con el mundo, con los sentimientos, con la naturaleza, ... nosé!, pero por experiencia y con compañía de otras personas, (no hemos visto ovnis) pero sí cosas raras o estrañas.... Y no íbamos de colocón! en serio!, respeto a la gente que no cree, pero como he vivido más de una vez alguna sensación que luego se te ha puesto el pelo de gallina, o has visto algo con más gente... prefiero ni recordarlo porque da mal rollo!. Tampoco se puede decir muy alto esto ya que si nos analizara algun psiquiatra, igual nos diria que estamos delirando o que estamos mal de la cabeza! y nos encierran en un sanatorio!.... ya que si no se basan en cosas reales,que ellos mismos puedan tocar, las imaginarias pueden atribuirlas al producto de tu imaginación, pero cuando hay más gente y ve lo mismo que tu de quien es la imaginación???... de todas formas los médicos que recetan pastillitas nos las meterian con embudo!. De momento por suerte n nos hemos encontrado nadie haciendo autoestop en la carretera que sea chica y la hayamos parado...qué mal rollito!, sobretodo si va vestida de blanco... no pararía ni harta de vino!.

    Un saludo! (espero que no haya muerto ningún gatito!).

    Me ha encantado este post!.

    ResponderEliminar