8/9/14

Piensa con la Tv apagada.

La manipulación mediática en nuestro mundo es el principal mecanismo de control con el que el sistema cuenta para mantenernos a su merced. Parte de su poder, que en mucho mayor de lo que la inmensa mayoría pudiera imaginar, radica en la simple ignorancia del pueblo a cerca de su propósito y su alcance.
Poca gente se siente amenazada por la información con que constantemente es bombardeada y para aquellos que conocen de su peligro, existen otros métodos para asimilarlos y engañarlos de modo sutil y sin que sean conscientes de estar siendo manipulados.
Nada escapa pues al control de la manipulación tras años de perfeccionamiento, pero al menos pongámoslo difícil evitando la propaganda  vomitada a todas horas a través de los medios de desinformación masiva y eludiendo sus grandes mentiras

Vídeo fragmento película Network: 

14 comentarios:

  1. Unos consejos excelentes. Al fin y al cabo, la televisión es el sueño hecho realidad de cualquier dictadura, sobre todo cuando para tener una emisora y poder salir por ella tienes que estar forrao. El hombre "desarrollado" del siglo XXI es gracias a la tele, entre otras cosas, un animal con ruedas en vez de piernas y en lugar de cerebro, una antena de recepción de órdenes.
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No somos conscientes del daño que nos hace.

      Salud!

      Eliminar
  2. En mi opinión, esta es la escena más interesante de la película.

    http://youtu.be/yVbRx9a3SOQ

    Ah!... y no apaguéis la televisión: ¡¡¡ DESTRUIRLA !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reconozco que no he visto la peli, solo este trozo y ahora el que tu pones, pero es suficiente para que la vaya a buscar y descargarla (pirata por supuesto).

      La tele es indestructible, pero aunque lo fuese les quedan muchos otros cacharros, cada vez más y más caros y en más casas. Y periódicos y revistas y hasta libros, la manipulación lo abarca todo, por eso no la podemos percibir.

      Salud!

      Eliminar
  3. Ya que estamos metidos en el asunto de la manipulación voy a recomendar la película de Peter Watkins "La Commune" (Paris 1971), os dejo el enlace que publiqué en el blog para que la podáis descargar:

    http://matapuces.blogspot.com.es/2010/02/la-commune-de-paris-2000-peter-watkins.html

    Seguro que os va gustar...

    ResponderEliminar
  4. Quería puntualizar algunos puntos de la escena que ha publicado Loam de la película "Network":

    Una cuestión debería quedar clara, antes de la II Guerra Mundial, las naciones cuyo representante máximo es el Estado si que tenían un poder casi absoluto sobre la sociedad, un ejemplo claro lo podemos encontrar en los totalitarismos, como el comunismo soviético, al fascismo, o el nazismo.
    Que después de la II Guerra Mundial los Estados en general fueran cediendo terreno en el sector económico a las grandes corporaciones multinacionales sobretodo en la época de auge del capitalismo - promovida por los EEUU- como sistema, no quiere decir que hayan perdido poder de decisión y gobierno sobre sus respectivas sociedades, los Estados sólo cedieron parte -en mayor o menor medida y según los países- de la gestión económica al sector privado dependiendo de su estructura socio-económica y de las posibilidades de implantar una industrialización a gran escala en sus respectivas sociedadades, pero no cabe duda de que mantienen su poder a través por ejemplo del ejército y la policía.
    Esto tampoco quiere decir que a la élite estatal encabezada por los políticos y altos funcionarios de antaño se hayan unido otra élite restringida perteneciente al sector privado encabezada por los grandes empresarios y banqueros como élite de poder.

    No obstante, y en mi opinión, se podría decir que para la clase dirigente de cada país el concepto de Estado es utilizado como instrumento para competir con otros Estados y obtener los máximos beneficios económicos de sus respectivas sociedades. Mientras que para el pueblo el Estado es un concepto más de identidad nacional y cultural, para la élite capitalista una parte fundamental del Estado es una estructura con un fin sólo económico, es decir de ganancia de Capital.

    En el imaginario colectivo de la sociedad en general los Estados aún existen, pero en el del élite de poder Capitalista sólo existe el Capital, el Estado queda en un segundo plano como colaborador y mediador de las respectivas sociedades a gobernar.

    ResponderEliminar
  5. Ya no hace falta soltar al ejército o a la guardia civil para reprimir al pueblo hay un arma más efectiva, más sofisticada, más destructiva que es la tv que el poder controla para mantener las mentes alienadas...
    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues aunque parezca exagerado, estoy de acuerdo y la policía sigue ahí para cuando haga falta,que una cosa no quita la otra.

      Salud!

      Eliminar
  6. Recuerdo unos sintagmas parecidos a los siguientes:

    "Tan peligrosa es la ignorancia como la ilusión de saber."

    ¿Quién dijo algo así?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alguien que sabía lo que decía, aunque creer que se sabe suele ser más peligroso y es lo más explotado para engañarnos.

      Eliminar
  7. El último análisis debería ser el de la sociedad en general, ¿en qué grado somos Capitalistas?

    Bajo mi punto de vista, por mucho que se empeñe una pequeña minoría de la degradación ética, medio-ambiental que comporta la acumulación de Capital entre otras cosas, el problema nunca será resuelto al haber una gran mayoría implicada en mayor o menor medida en la continuidad del sistema Capitalista.

    Y esto ya es un problema de mayor gravedad si cabe, porque al aceptar el sistema ya sea por necesidad o conveniencia te conviertes en uno de sus agentes, por ese motivo no pienso que una revolución pueda ser dirigida por una pequeña minoría, es decir, elitista. No puede ser un acto propagandístico dirigido a las masas como el Nazismo proclamado por Hitler y sus secuaces, tiene que ser una revolución interior del hombre, una revolución psicológica o espiritual, como queráis llamarle, una revolución que conduzca a una mayoría a implicarse de lleno en el proyecto, de lo contraria toda revolución planeada o controlada por una pequeña minoría se verá abocada al fracaso, ejemplos ya tenemos a lo largo de la historia. La revolución tendrá que ser espiritual o nunca habrá revolución por mucho que se empeñe los filósofos, intelectuales o políticos que pretendan cambiar el mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que esto solo es posible tras un gran cataclismo; Una guerra mundial, un desastre a nivel planetario, etc.
      porque como dices, aunque es imprescindible una reconstrucción de lo humano, estos que estén dispuestos a hacerlo, siempre serán minoría a menos que la población disminuya drásticamente y lleguen a ser un número significativo.
      Aun en situaciones de miseria generalizada y muerte por hambre, vemos como ni en nuestro propio país existe una reacción efectiva contra el sistema, como mucho quieren sustituir a los explotadores para pasar a ponerse ellos mismos.

      Eliminar