4/10/15

Vacas locas, otro fraude "científico"

Las vacas locas que vamos a tratar son otras 
menos peligrosas pero ahí dejo la foto.




 
El mal de las vacas locas,  encefalopatía espongiforme bobina (eeb), es causado supuestamente por un prión (?) que pasa de unos animales a otros por medio de la alimentación industrial desnaturalizada que utiliza restos de matadero para fabricar piensos para ganado.
El prión es una partícula que se encuentra en el cerebro para protegerlo de procesos oxidativos y que puede alterar su estructura convirtiéndose en patógeno... o que según otra hipótesis, cuando le falta cobre y tiene demasiado manganeso, este último ocupa el lugar del cobre e incapacita al prión para su función natural, así las neuronas quedan desprotegidas y se vuelven vulnerables.
 

En el caso humano el consumo de vísceras humanas, canibalismo, se demostró que era el causante de una enfermedad (la de Kuru) común en algunos indígenas de Nueva Guinea, aunque el tiempo medio para que se presentase clínicamente es de unos treinta años.
Naturalmente el ganado criado para consumo, es sacrificado mucho antes, ni siquiera llega a cumplir un año y de él no come pienso más de seis meses, así que difícilmente podría darle tiempo a incubar una enfermedad que la experiencia demuestra que tarda décadas en manifestarse.

Las harinas que supuestamente estaban infectadas y causaban la enfermedad, fueron usadas en muchas granjas donde no se presentó ningún caso de EEB, incluso esas harinas no fueron destruidas, sino que se vendieron a países del tercer mundo, donde su uso tampoco provocó ningún caso de EEB mientras en Europa, en Inglaterra y una pequeña región de Francia, se continuaron presentando casos, ahora de forma más inexplicable. Por lo tanto el sentido común nos debería obligar a rechazar esa como la causa del problema.

Por otro lado tenemos los intereses de USA (como no) que presionaba para sacrificar reses europeas con el esperanza de exportar sus vacas anabolizadas.
 





Volvemos al prión, y la causa que puede provocar que se desnaturalice. Como se dijo se necesita un aporte extra de manganeso y déficit de cobre.
En inglaterra en los años 80, ante una plaga de moscas mordedoras, se permitió el uso de un insecticida organofosforado: Phosmet, en dosis mucho mayor que en el resto del mundo. Este se aplicaba sobre la piel del ganado, en las zonas donde suelen morder estos parásitos: en el lomo, es decir sobre la columna vertebral. 
El potingue en cuestión tiene la propiedad de secuestrar el cobre, ahora solo nos falta encontrar una dosis extra de manganeso y esa también se dio a través del pienso, para el que se utilizaron restos de aves, que a su vez habían recibido dosis extra de manganeso para mejorar su producción de huevos.




Tenemos pues un nuevo caso donde los intereses económicos de la industria prevalecen sobre la salud humana (y por supuesto animal), pues el verdadero causante del sacrificio de animales y la muerte de casi cien personas, no sería otro que el uso excesivo de organofosforados.

8 comentarios:

  1. Esta es una de las primeras estafas de la que tuve conciencia. Escribo de memoria. Corría el año, 94 o 96, un chiquillo. Fue salir el caso en la tele y empezar la matanza de vacas, desde Galicia a Polonia. No hacían más que poner vacas moribundas y sucias por la tele. De repente se puso veto a la carne dopada estadounidense. Finalmente todo pasó en un par de meses y hubo una moratoria para la importación de la carne de vacuno que dura hasta hoy con el rollo de los OMG.
    Me acuerdo que los mataderos hacían estudios del cerebro de las vacas muertas para ver si tenían los famosos priones. Sobre la conclusión de que fueron los organofosforados no podría decir. Pero es que la causa en sí poco importa! Y eso es lo fuerte.
    Sea cual fuera la epidemia evidenció dos cosas: por una una intoxicación en cadena y todo un sistema de producción y por otra una orquestración mediática en la que todos los falsimedia actuaron al unisono.
    Después y siguiendo el mismo patrón vino la gripe del pollo, la porcina y el resto de megaepidemias.
    Salud y verduritas (sin pesticidas)!

    ResponderEliminar
  2. La causa en sí poco importa, es tanto como reconocer que en este mundo la Verdad no tiene demasiada importancia.
    Y así nos va.

    Salud! y soilent green

    ResponderEliminar
  3. Envenenar a las masas es uno de los lucrativos e intrínsecos fines del capitalismo. Quienes dirigen el "mercado" saben muy bien donde llenar sus despensas, el resto no come más que pienso enmascarado. Al ritmo que vamos, no tardaremos en llegar al soilent green... ¡algún beneficio habrá que obtener de tantísimo jubilado! (ya me veo convertido en tableta verde y expuesto en la estantería de cualquier supermercado) :)))

    Salud!... y cuidadín con los tanatorios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todavía tienen que explotarte muchos años hombre, no te subestimes. :-p

      Salud!

      Eliminar
  4. La mayoria de las epidemias son experimentos que tienen como fin ganar mas pasta a costa de la sumision y credulidad de las personas y, por supuesto, gracias al fomento de la enfermedad como estado habitual. El capitalismo es capaz de todo por aumentar beneficios, ya sabemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero el capitalismo existe gracias a nosotros, así que al final la culpa es nuestra por mantenerlo y consentirlo.

      Saludos.

      Eliminar
  5. Animales cebados, engordados en el menor tiempo posible con la peor alimentación existente, fabricados en serie y después se llevan al campo de exterminio. en cadena como quien va a una fábrica de montaje de coches... demencial.
    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como a los humanos, pero menos disimulado.

      Salud!

      Eliminar