17/5/17

La sacralización del neo-esclavismo.

Extracto del texto de Félix Rodrigo Mora "EUROPA EN TRANSICIÓN", en el que creo que queda claro porqué rechazar la emigración no es en forzosamente racismo/xenofobia, así como que debemos rechazar tanto el discurso buenista de la izquierda y el populista de la derecha, pues ambos solo pretenden que aceptemos el nuevo esclavismo del siglo XXI, del que además formaremos parte voluntaria.
 
[...]
Lo que mantiene en pie, aunque precariamente, a la vieja Europa capitalista y neocolonialista no es la tecnología de última generación (cuyos fines y prestaciones reales principales son la dominación, el Estado policial y el militarismo) sino la sobre-explotación empresarial y fiscal de los asalariados europeos y el saqueo del Tercer Mundo, lo que tiene como elemento primero el expolio de su mano de obra, que es traída a Europa con el fenómeno de la emigración. Es la persistente aportación de millones de trabajadores en edad productiva, no criados aquí sino en los países pobres, que sufragan los costos de crianza, lo que hace de Europa aquello que todavía es, una gran potencia. Ello tiene lugar a costa de los pueblos y países que exportan inmigrantes, que se empobrecen en la medida que los receptores se enriquecen. La emigración es el gran negocio de Europa, de sus élites estatales y empresariales, pero asola a los países que ven partir a sus trabajadores. Es el nuevo comercio de esclavos, el del siglo XXI. Por eso quienes se atreven a cuestionar el hecho migratorio son injuriados, agredidos y linchados por todas las fuerzas institucionales europeas, de derecha e izquierda. Se comprende: sin la emigración Europa sería ya hace bastante una fuerza mundial de tercera fila. E incluso con ella evoluciona en esa dirección, por causa de sus descomunales disfuncionalidades básicas, la mayor parte de ellas propias del actual capitalismo tardío, hiper-estatizado y faraónico, en consecuencia declinante y senil.

Patrocinar la emigración es apostar por los intereses estratégicos primordiales del sistema imperial europeo, de su aparato estatal y de su poder militar, es hacer la política más beneficiosa para el orden constituido. De ahí que los entusiastas de la emigración sean remunerados con un gran reconocimiento mediático, numerosos premios institucionales y sustanciosas cantidades de dinero…

[...]

6 comentarios:

  1. Personas que huyen de sus tierras quemadas, de sus bienes robados, de su vida masacrada por el capital. Se ofrece carne fresca más barata para el empresariado que tan contentos están de ver seres humanos aún más sumisos fruto de la desesperación. Todo está orquestado, diseñado, planificado para que así sea desde los altos órganos de los Estados.
    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y todos hacen negocio de su desgracia.

      Salud!

      Eliminar
  2. Es básicamente lo que va a pasar, mientras van a decir que quieren frenar la migración, en todos los lugares del mundo, la van a potenciar por cualquier medio y a cualquier precio. Y este es una de las funciones principales de la guerra.
    Como falle, por un solo año, aumentarán los gastos de producción y se estrechará aún más la pirámide.
    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero todo por nuestro bien.

      Salud!

      Eliminar
    2. Se puede rechazar la inmigración, que es básicamente una estrategia del sistema como dices, para forzar a la aceptación de peores condiciones de vida y trabajo y humanizar sus acciones imperilistas en los paises colonizados o colonizables. Pero no se puede rechazar al inmigrante, que es una víctima también. Ahora bien, y con esta ventaja juegan los que lo fomentan ¿se puede rechazar la inmigración mientras se ayuda y acepta a los inmigrantes? El equilibrio es difícil de conseguir y es, precisamente, el único camino que tenemos para defender a la vez los derechos de los que reciben a los inmigrantes y su presión y de los que vienen atraidos y empujados por el poder.
      Saludos

      Eliminar
    3. Si las condiciones de vida en todos los países son dignas, poca gente prefiere dejar su tierra voluntariamente, los que lo hicieran a pesar de todo, como en otro tiempo serían bien recibidos en todos sitios, pues serían una fuente de conocimientos.

      Saludos.

      Eliminar