12/3/17

La hermandad babilónica y sus amos.

Un vídeo que describe bastante bien una parte de nuestra realidad que es deliberadamente ocultada a la mayoría y que otorga mucho de su poder a esa élite que nos gobierna.


Seres que siempre han estado ahí y que son descritos en todas las tradiciones de todos los pueblos, han conseguido hacerse con el control del mundo, gracias a la colaboración de unos pocos, a cambio de ostentar el poder y controlar la riqueza.
 
Vídeo: ¿A quién obedece la élite? ¿nos rodean seres que no vemos? Jorge Guerra

7 comentarios:

  1. Existe lo que no existe? En qué grado? Existe la amistad o es una expresión de una relación social idealizada, compartida pero inmaterial, que solo vive en la imaginación; que no existe más que como abstracción? Existe lo inmaterial? Las fuerzas y las energías?
    Si yo te imagino vives en mi mente? Eres tú que te desdoblas o es un recuerdo dotado de personalidad?
    Pues estas preguntas son las que se plantean en este post. Si millones de personas creen en un concepto, como dios, o los ovnis, o fantasmas, le dan unos atributos comunes, unas causas y unos efectos no sé si existirán materialmente, pero que lo vamos a sufrir eso es seguro.
    Cuando empiezan a dar atributos fantásticos es cuando nos encontramos con cosas raras. Por ejemplo los suicidios en masa esperando naves espaciales, sacrificios humanos, guerras y persecuciones religiosas, terrorismo...
    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo lo contrario, porque curiosamente quienes creen en esas "tonterías" son los que gobiernan el mundo gracias a ese conocimiento: eso es lo que se pretende decir.

      El mundo que tu consideras real, es el falso, pero con nuestros sentidos, que son una limitación a nuestro conocimiento, solo podemos percibir esta realidad y creemos que es la única que existe.
      No se trata de fe, se trata de memoria.

      Salud!

      Eliminar
  2. La tesis expuesta de que haya seres (que vemos o no) que se alimentan del dolor y el sufrimiento por varios autores, va implicita en la voluntad de poder en tanto en cuanto es el poder para gobernar, manipular, dominar a otros seres dependiendo del contexto, el que da al individuo o grupo que ostenta el poder la capacidad de sentirse superior ya sea por medio de la fuerza (física), la persuasión o convencimiento (psicológica) a través de distintas técnicas para la manipulación. El efecto del poder es como el de una droga, cuando lo has probado o ejercido en este en este caso, por lo normal -si la persona es mediocre como sucede en la mayoría o inmensa mayoría de las veces- se quiere seguir ejerciéndolo y/o dependiendo de las circunstancias en las que se halle el individuo o grupo adquiriendo cuotas cada vez más grandes de poder.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El poder se ofrece a seres ambiciosos, débiles y manipulables, personas que en condiciones normales jamás lo ostentarían, eso les proporciona un complejo de superioridad y a la vez los hace fáciles de desechar, pero también dependientes de esa fuente de poder que les permite (y ellos lo saben) estar donde están.

      Eliminar
  3. Gilles Deleuze dice:

    La alegrìa es todo aquello que consiste en colmar una potencia.
    Uno siente la alegría cuando efectúa... Cuando hace realidad una de sus potencias. Volvamos a nuestros ejemplos: “yo conquisto por poco que sea un pedazo de color... entro un poco en el color”... ¿te das cuenta la alegría que eso puede suponer? Y es eso, eso es colmar una potencia, efectuar una potencia... Pero entonces es la palabra potencia lo que resulta equívoco. Por el contrario ¿qué es la tristeza? Se da cuando estoy separado de una potencia de la que, con razón o sin ella, me creía capaz, “Ah, podría haber hecho eso..., pero las circunstancias... o bien no me está permitido o lo que sea, pues eso es la tristeza. Habría que decir: toda tristeza es el efecto de un poder sobre mí. Sí, como decía, efectuar algo de la propia potencia es siempre bueno.

    Naturalmente eso plantea problemas que requieren algunas precisiones. No hay potencia mala; lo que es malo, habría que decir, es el grado más bajo de la potencia y el grado más bajo de la potencia es el Poder. Me refiero a... ¿Qué es la maldad? Es impedir que alguien haga lo que puede.
    La maldad es impedir que alguien haga... que realice su potencia. De modo que no hay potencia mala, hay poderes malos. Y tal vez, todo poder sea malo por naturaleza... se trata de la idea de la confusión entre el poder y la potencia.

    Es una idea ruinosa porque el poder siempre separa a la gente que está sometida de aquello que pueden hacer. De modo que Spinoza parte de ahí, como tú decías la tristeza está ligada a los sacerdotes, a los tiranos, a los jueces, se trata de gente que siempre separa a sus súbditos de aquello que éstos pueden, que prohíben realizaciones de potencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los filósofos son muy rebuscados :-D
      Pero por supuesto tiene razón, no se puede permitir que el ser humano se desarrolle como tal y contra eso, solo tenemos nuestro empeño en conseguir desbaratar sus planes.

      Salud!

      Eliminar