7/1/12

La otra religión

Hasta dentro de la iglesia católica existen corrientes de personas decentes que creen en un dios de todos y para todos y por el que están dispuestos a ayudar al resto, pero no a combatirlos.
Personas que denuncian la riqueza de la iglesia, los abusos que se cometen y que se han cometido.
No soy creyente ni mucho menos practicante, solo publico esta carta como una vergonzosa demostración a esa otra gran mayoría de "cristianos" de que hay personas que aun creyendo en un dios, no anteponen a él su sentido común ni su humanidad.

No traigáis nada. Tercera carta a los Reyes Magos. Faustino Vilalabrille, sacerdote

En la primera (ECLESALIA, 05/01/10) os pedía:

Jueves 5 de enero de 2012, por Juan Cejudo (actualizado el 5 de enero de 2012)

Fuente: Moceop

Una iglesia que bajase a Jesús, es decir, a los pobres de la cruz, escuchase al pueblo, fuese democrática y dejase de hacer todo a dedo, buscase la verdad con todos, dialogase con la ciencia, fuese antropocéntrica (de hombres y mujeres) y no androcéntrica (solo de hombres), y así valorase por igual a hombres y mujeres en la sociedad y en sí misma y por tanto admitiese por igual a hombres que a mujeres para ser curas, obispos, etc., pero no como muchos de los de ahora que tanto dañan al mensaje de Jesús y no solo con la pederastia, pues para ser como los de ahora vale más que no lo sean.

Os pedía también una iglesia que revisase a fondo la moral sexual, denunciase a las multinacionales y a los políticos corruptos, defendiese la creación, gastase mucho menos en boatos, caminase con los de abajo y no con los de arriba, etc. etc.

En la segunda (Redes Cristianas 07/05/11) os pedía: Que pase la crisis para los pobres. Que los gobiernos gobiernen para los pobres, y no para los ricos, los banqueros y las multinacionales.

Que no paguemos todas las culpas siempre los de abajo, sino los de arriba que son los verdaderos culpables de que haya empobrecidos. Que se acabe la carrera de armamentos y los gastos militares, 1.4 billones de dólares al año, y ese dinero se dedique a escuelas, hospitales, carreteras, investigación, etc., sobre todo para el Tercer Mundo. Que España deje de ser el séptimo país del mundo exportador de armas. Que el fútbol y otros mitos mediáticos del mercado dejen de ser el opio del pueblo.

Que el dinero deje de ser el dios que todo lo decide. En esta tercera carta (ECLESALIA, 03/01/12) no os voy a pedir nada de eso. Es más, os pido encarecidamente que no traigáis nada, a no ser un tren enorme y vacío para llevaros muchas cosas que sobran en este mundo. Pero no os deprimáis al leerla: al final os daremos una pequeña sorpresa, pero muy importante. Ese gran tren es para que os llevéis muchas cosas, por ejemplo:

Llevaros en el vagón más blindado y seguro, a los bancos y a sus banqueros, a las cojas y a sus cajeros, usureros y desahuciadores, a los ladrones de guante blanco, a los especuladores y defraudadores, a los gastos militares, a los traficantes y trapicheantes de droga (uno de los negocios más grandes del mundo) que llenan nuestras cárceles de personas llenas de sufrimiento, dolor y de fracaso. Llevaros a todos los ricos del mundo (también a los del Tercer Mundo) que son la causa y los causantes de la pobreza de los pobres y de la pobreza de la Tierra.

Y en el vagón siguiente llevaros a las multinacionales del Primer Mundo que depredan, esquilman y arrebatan las materias primas y las tierras a los pobres del Tercer Mundo como en Colombia, Haití, Honduras, Ruanda, el Congo y otros muchos países, produciendo miles de empobrecidos y asesinatos por hambre todos los días, o trafican y negocian con niños y sus órganos ganando en cada uno más de 120.000 € (sí, ciento veinte mil euros), o destruyen con las deforestaciones masivas al planeta de la vida, que nos da vida a todos. Llevaros las injusticias, las desigualdades, la corrupción, la crisis, la contaminación, el consumismo, los desahucios, los productores de parados...

Llevaros los paraísos fiscales, que son paraísos para los ricos y miseria para los pobres. Llevaros las superjubilaciones de los banqueros (Santander, BBVA, etc.), de la CAM, de Caixa Galicia o del Penedés... Llevaros, sin dejar ni uno, a todos los políticos corruptos y a quienes los corrompen...

Llevaros a todos los dignatarios eclesiásticos, obispos y clérigos, o de otras religiones, escorados hacia la derecha, es decir, afines a los ricos, al poder, a la los privilegios, la favoritismo, a las prebendas, al integrismo... Llevaros a todos los políticos que gobiernan para los ricos, para los bancos y banqueros, para los que más tienen. Llevaros al Senado que no sirve para nada.

Llevaros la congelación del Salario Mínimo. Llevaros los sueldos de médicos, registradores, asesores, etc. que por dos horas de trabajo al día cobran 5000, 6000 ó 7500 € al mes. Aquí en Asturias los tenemos. Llevad a todos los pederastas y violadores, incluidos curas y obispos, y a sus encubridores. Llevaros a todos los militares y policías que defienden a los ricos contra los pobres, aquí y más en el Tercer Mundo. Llevaros a todos los dictadores, que oprimen, cercenan, encarcelan y matan a los ciudadanos.

Llevaros los muros entre México y EE.UU. y a los emigrantes muertos en el desierto de Arizona; llevaros las alambradas de Ceuta y Melilla, y todo aquello que obliga a los empobrecidos a vivir encerrados en sus países y sometidos a la miseria más horrible en África Subsahariana o América. Llevaros la discriminación de los inmigrantes por ser mujeres o ser negros, a quienes les desmoronamos la vida sumiéndolos en la angustia, el sufrimiento y la desesperación.

Llevaros a los laboratorios multinacionales farmacéuticos, que negocian con la salud y la vida de las personas y los animales. Llevaros a los incendiarios, deforestadores del Amazonas, contaminadores de los ríos de Brasil, Guatemala, etc. Llevaros a todos los misóginos de todas las religiones y filosofías, desde Aristóteles, la Meca o el Vaticano.

Llevaros la teología machista. Llevaros todo el armamento militar y a quienes lo diseñan, lo venden a los pobres y lo utilizan para hacerse con los bienes de de los países más pobres. Llevaros a las tabacaleras, que contaminan y matan. Llevaros a los mitos y sus creadores, a los modistos y toda clase de modas que seducen a los ingenuos.

Llevaros la mitad de la monarquía. Nos sobra con la otra mitad. Llevaros los lujos del Vaticano, de las catedrales, basílicas e iglesias que ofenden, indignan y sublevan a los pobres y por tanto a Dios, aunque los unos y el Otro estén callados. Pero ahora viene la pequeña e importante y gran sorpresa: en medio de tanta basura vais a encontrar flores maravillosas, es decir, personas extraordinarias, cada día más, que luchan por la justicia, por los empobrecidos y marginados, por la causa de los desamparados, como por ejemplo:

Miles de misioneras y misioneros que comparten, arriesgan y dan a diario su vida en medio de los pobres del Tercer Mundo. Miles de miembros de ONGs que en medio de los indígenas de América, de los pobres de África o la India luchan y a veces ponen en peligro su vida por la rehabilitación de la dignidad de las personas más necesitadas. Colaboradores que en medio de los países desarrollados viven austeramente para compartir lo que ahorran con los que menos tienen y apoyar proyectos de desarrollo en los países pobres.

Personas que acogen a los inmigrantes y parados, defienden a los desahuciados, rehabilitan a los reclusos, drogodependientes y alcohólicos. Gentes, cada vez más, que releen el Evangelio del Jesús que vosotros fuisteis a visitar para vivirlo, transmitirlo y convertirlo en fuerza liberadora y comprometida desde la Teología de la Liberación a las Comunidades de Base, denunciando las injusticias y a los injustos, proclamando no solo que otro mundo es posible, sino cada vez más necesario.

Personas solidarias que siendo pobres se unen a los pobres para, con la fuerza de la unidad, hacerse valer ante los poderosos. Comunidades indígenas que cultivan las plantas medicinales, defienden los cultivos ecológicos, protegen los bosques, cuidan los ríos, y aman vitalmente, incluso con riesgo de sus vidas, a la Madre Naturaleza y la defienden contra las Multinacionales depredadoras.

Personas creyentes cuyo Dios es el Dios de los humildes, el defensor de los pequeños, el apoyo de los débiles, el refugio de los desvalidos, el salvador de los desesperados (Ver en la Biblia Judit 9,11). Personas creyentes en Jesús de Nazaret cuya religión es la misma que El practicó: "que los ciegos vean (Aún hoy tenemos en el mundo 24 millones de ciegos, y para 2020, si no mejoran las condiciones, serán unos 75 millones), los cojos anden, los leprosos (unos 10 a 12 millones) queden limpios, los sordos (en el mundo unos 4,5 millones) oigan, los muertos vuelvan a vivir, y a los pobres les llegue una Buena Noticia" (Ver Evangelio de Mateo 11,4 a 6).

Todas estas maravillosas flores son la esperanza de la humanidad, el futuro de la vida, la salvaguarda del mañana, la luz que brilla en medio de la noche, el fuego que ahuyenta el frío, el futuro para un mundo mejor, la estrella de Belén que nos señala el camino de la vida y son el faro que nos llevará a ser dignos de desembarcar en el puerto de la Plenitud Final.

faustino.vilabrille@gmail.com GIJÓN (ASTURIAS). (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

Fuente: http://somosiglesiaandalucia.net/spip/spip.php?article2186


12 comentarios:

  1. Mmmmm. Un disidente. A ver cuánto tiempo tardan en represaliarlo.

    ResponderEliminar
  2. Este hombre de tan extraordinarias ideas seguro que está ya en alguna lista negra.

    ResponderEliminar
  3. LA BOMBA NUCLEAR Y BACTERBIOLOGICA YA EXPLOTO, Y LOS DAMNIFICADOS SON LOS MAS PEQUEÑOS, INDEFENSOS E INOCENTES, ES UNA VERGÜENZA CATASTROFICA ESTE ABUSO.
    Todos los que creemos y amamos a Jesús, el Rey servidor universal, sin discriminación alguna, estamos con él y somos fieles a él; también respetamos a todos, pues es una enseñanza básica de él, la caridad va en orden a respetar y a valorar a todos como personas, y a nadie rechazar como él lo enseñó; por esto la libertad religiosa, para todos los grupos religiosos o ideológicos, sean religiones, sean sectas, o sean iglesias, así como para las logias y las ideologías, es básica e indispensable para la paz. La prudencia y el respeto al estado laico, es decir, el pueblo mexicano libre y democrático (porque ya basta de engaños que el estado laico es solo el gobierno, o los partidos políticos antirreligiosos), está en respetar la vida de las personas y su fe, así como su derecho a profesar su fe, o a no profesar ninguna, tanto en público como en privado; la prohibición de una auténtica libertad como es el derecho a la religión es una manera de promover la libertad de estas, pues dice Tertuliano al senado de Roma: -La sangre de los mártires es semilla de nuevos cristianos.-. Este dicho, muy de acuerdo con las enseñanzas de Jesús, podrá ser aprovechado por todos los católicos, o cristianos, o sectareos, u otros religiosos, del mundo de hoy, que buscan la verdad en Dios.
    Es verdad que se puede desatar una persecución religiosa, pero ya el estado laico libre y democrático integral mexicano, está maduro, para no negar su fe en Jesús y en Dios y profesarla pública o privadamente; ya no está como en el siglo pasado que fue atemorizado por las amenazas del sistema de gobierno antirreligioso dominador de entonces. La Iglesia a nadie amenaza, sino que es amenazada siempre, desde que su fundador Jesús fue amenazado por los poderosos de entonces, así también sus apóstoles y discípulos; después los diversos mártires de diversas épocas, y hoy también los religiosos de nuestro tiempo. Hay que seguir anunciando la Buena Nueva de Jesús, que nos trae derechos con amor para todos, sin excepción, comenzando con los más pequeños -El menor entre ustedes es el mayor en el reino de los cielos.-, -Antes de formarte en el seno materno te conocí, y desde que estabas en el seno de tu madre te elegí.-; ya con esto está dicho que el bebe desde antes de formarse en el vientre materno, desde que solo es un óvulo fecundado, es ya aceptado por Dios; no dejar de denunciar que el crimen con los más débiles es una vergüenza para quienes lo realizan, sobre todo si ya fueron advertidos por estas palabras sabias de Dios y de Jesús; por lo pronto son quienes ya están sufriendo el martirio, tan cruel y sanguinario.
    (Continua).

    ResponderEliminar
  4. LA BOMBA NUCLEAR Y BACTERBIOLOGICA YA EXPLOTO... (Continuación).
    De ninguna manera el denunciar tal delito y crimen así como la falta de libertad religiosa, es un peligro para nuestra sociedad, ya la violencia está claramente realizándose, ya existe al persecución violenta contra el pueblo mexicano, solo que por temor al hombre que ya se puede defender, no lo realizan con los ya nacidos, sino con quienes no pueden defenderse, por parte de los sistemas antirreligiosos proabortistas, la explosión de la bomba ya está tronada, solo que hay que darnos cuenta que los damnificados son los más olvidados y los más discriminados de hoy -Los bebes asesinados en el vientre materno-, sobre todo los más pequeños, los recién concebidos. Así como el hombre de hoy se da cuenta de la ignorancia y la violencia que realizaron los colonizadores, al matar a los indios desde niños inocentes hasta ancianos, porque para ellos no eran seres humanos, y así también con las ideologías antirreligiosos, que mataban familias religiosas enteras con todo y niños inocentes, ya que para ellos solo eran un estorbo; igual que el nazismo, que mataba judíos con todo y niños inocentes, ya que para ellos era una raza indigna; así también, el hombre del presente y del futuro, se dará cuenta, de esta situación con los bebes en el vientre materno, ya que para algunos sistemas opresores, los bebes concebidos no son seres humanos.
    Tememos ante las amenazas de quienes quieren imponernos la prohibición de profesar nuestra fe en público, quizá ya no con la pena de muerte, pero si con la cárcel, y quizá hasta con torturas; es humano sentir tal temor, yo también lo siento y todos lo sentimos; pero no olvidemos que nuestro gran pastor Jesús también fue amenazado y torturado, así como también lo fueron sus apóstoles y sus discípulos, y después también muchos santos mártires y otros santos más. El crimen del aborto violento es una bomba nuclear y bacterbiológica que ya explotó, y hay que reconocer que los damnificados de esta explosión son los más indefensos y más inocentes.
    -Amor y paz en Dios a todos.-.

    ResponderEliminar
  5. Pepe Depié: Por parte de la oficialidad, todos los de esa página son unos proscritos.

    Pepe Cahiers: Y en ella meten a todo el que comparte alguna de estas ideas.

    Anónimo: Ejemplo de adoctrinación católica...
    Los torturadores, asesinos y censores se alinean principalmente dentro de la iglesia y demás religiones institucionalizadas, que no pretenden otra cosa que controlar el poder a través del miedo.
    El libre pensamiento debe ser defendido, por supuesto, pero no es esto lo que demuestra hacer la iglesia desde que ha existido usando para ello desde los crímenes más aberrantes hasta el simple lavado de cerebro, como en el caso que nos ocupa.
    El simple hecho de considerar un dios de los humanos, es un claro menosprecio al resto de seres vivos del universo, que suponemos inferiores y cuyo único propósito relegamos a ser nuestro sustento o nuestros esclavos en el mejor de los casos.
    Desperdicien sus neuronas como les plazca, pero por favor, por ese dios que tanto adoran, no intenten salvarnos al resto.

    ResponderEliminar
  6. Todo el mundo debería leer tu entrada. En cuanto a creyentes y especialmente a los practicantes que no estuvieran de acuerdo con algún párrafo seberían ser excomulgados. Con los que no contentos con no estar de acuerdo y son partícipes de los atropellos que denuncia el texto deberían excomulgarlos y... algo más.

    ResponderEliminar
  7. Hanxvirenk: Amen. (Y añadiría -y de Ti mismo-)

    Pitt Tristán: Si, algo en lo que interviniesen unas tijeras y la bolsa escrotal, en el caso de los hombres. :P

    ResponderEliminar
  8. ¿Dios creó vida inteligente o unos cuantos listos lo crearon a él?
    Yo lo tengo claro...
    Buen post Piedra.

    Y añado, ser disidente dentro de una gran mentira como la religión...es un negocio.

    Salu2

    ResponderEliminar
  9. Toni: Yo tengo un mínimo de fe en personas como estas que creen (que pienso que creen) en lo que hacen o dicen y lo hacen de forma honesta, al margen de que aquello en lo que crean sea real o no, no hacen daño a nadie, ni siquiera intentando venderles sus creencias.

    ResponderEliminar
  10. Soy cristiana evangélica, creo en Jesús, pero no en las instituciones. Mi concepto de iglesia es el de agrupación de personas que comparten la misma fe, de participación libre, sin subvenciones estatales. He llegado a tu blog por ser seguidora de Félix Rodrigo Mora y Prado Esteban. Estoy en contra de cualquier tipo de poder, ya sea del Estado o de instituciones religiosas. Pienso que la espiritualidad es inherente al ser humano, pero que hoy en día se llama espiritualidad al adoctrinamiento. La espiritualidad ha de ser una elección libre, consecuencia de un acto de conciencia, y debe servir para engrandecer al ser humano, para sacar lo mejor de sí mismo y empequeñecer lo vano, lo que perjudica la convivencia con el prójimo y la propia integridad. Creo que el bien común está por encima de la fe de cada uno. Creo en una sociedad en la que personas de distinta fe puedan convivir, basándose primeramente en los valores esenciales del ser humano y practicando cada cual su fe sin interferir en la intimidad espiritual del otro. Y sé que estamos muy lejos de ello, por lo cual cada uno debe plantearse si desea comenzar por sí mismo a practicar estos principios básicos de respeto y cooperación, al menos para que no se extingan.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por este agradable comentario, tienes mucha razón y no debemos esperar a que los demás reaccionen para empezar ha hacerlo nosotros mismos. Para ello además debemos tener unos principios morales y la capacidad de pensar por nosotros mismos a la vez que la de rebelarnos contra todo aquello que consideremos injusto o inmoral.

      -Saludos.

      Eliminar