6/5/12

La cruel realidad

Lo que uno desea, lo que imagina, y lo que realmente sucede, no siempre (casi nunca), son la misma cosa.


12 comentarios:

  1. Jajaja, muy bueno. Me gustaría probar ese experimento con un compinche para ver reacciones. XD

    ResponderEliminar
  2. Y aunque sí resulte ser la chica la que coquetea de esa manera, hay veces que ni siquiera es coqueteo sino un comportamiento común hacia muchos hombres. Lo digo por experiencia.

    Jaja, muy divertido el video.

    ResponderEliminar
  3. Jajajaja. Amigo Piedra, me has alegrado el día.
    Las cosas son como son y no como nos gustarían, jeje.
    Gracias por este rato de relax entre tanto encabronamiento social.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. JUAJUA!
    Yo por desconfiado seguro que en ésa al menos no caigo...La última vez que creí que me pasaba algo así, era un perro lanudo.La sonrisa era de mujer, pero lo que hurgaba era un hocico.Hoy por hoy, yo miro debajo de la mesa enseguida!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero... ¿el perro quería rollo o no? :p

      Eliminar
  5. Muy divertido. ¡Cuán frustrante comprobar que lo deseado solo fue producto de nuestra imaginación y de nuestro instinto!
    La cara del cahval que viste camisa vaquera es súper expresiva, está genial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Además en este tipo de bromas los que la sufren también acaban riéndose, supongo que se lo toman como un escarmiento a sus "malas intenciones".

      Eliminar